Cavas para puros, el humidor de los grandes espacios

Las cavas para puros permiten conservar los cigarros

Las cavas para puros permiten almacenar gran cantidad de cigarros en un espacio elegante y con mucha visibilidad

Las cavas para puros son como obras de arte. Son la Capilla Sixtina del humidor. En ellos, no sólo prima la misma calidad de materiales y acabados que usamos en los humidores de puros. En las cavas de puros, al ser tan grandes, se puede jugar más con la creatividad, el diseño y la integración de elementos adicionales, como la luz ambiental.

Igual que en el humidor para cigarros, las cavas para puros son dispositivos de conservación de los mismos. Por lo tanto, están pensadas y diseñadas para mantener grandes cantidades de cigarros en las condiciones óptimas para su conservación y su añejamiento, sin perder sus cualidades.

En su caso, las cavas necesitan grandes espacios para ubicarlas. Son gigantes humidores diseñados para establecimientos de venta de tabaco, restaurantes, hoteles o clubs de fumadores, por ejemplo. También podemos fabricarlos para los consumidores, pero deberán disponer de espacio suficiente para su ubicación.

Madera de cedro en el interior de las cavas

Del mismo modo que revestimos el humidor con cedro español, utilizamos este tipo de madera en el interior y las bandejas de las cavas para puros. El motivo, como hemos explicado en anteriores ocasiones, es que se las características de este tipo de madera (‘Cedrela odorata’) son las idóneas para la conservación de puros.

En resumen, el cedro español –que a pesar de su nombre es una madera tropical– es un buen absorbente de la humedad. Así, mantiene bajo control la humedad, evitando tanto que los puros se sequen, como que se mojen. Además, es una madera olorosa que aporta aroma a los puros. Su resina la hace perfecta para combatir el ataque de hongos e insectos.

En cuanto a los exteriores o acabados de las cavas, hay un amplio abanico de posibilidades. El exterior y/o los perfiles pueden ser en caoba, bubinga, cerezo, nogal, roble o lacados en negro, blanco u otros colores. Además, nos adaptamos al espacio disponible: cubrimos el espacio con la madera o creamos los tabiques necesarios, así como el techo, el suelo y las puertas que se requieran para almacenar los cigarros en una cava.

Respecto a la humedad, todas nuestras cavas para puros están gestionadas con un moderno sistema de humectación electrónica. Además, podemos iluminar las bandejas con luz led integrada en el entrepaño. La luz led es la que menos calor produce para no alterar las características de los cigarros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *