¿Por qué un humidor de cedro español?

Humidores de cedro Wacota

Os explicamos los motivos para elegir un buen humidor de cedro

Hay numerosos modelos, diseños y acabados en los humidores de cedro para guardar puros. Así hay una amplia variedad donde elegir dependiendo de la cantidad de cigarros que deseamos conservar, acorde al espacio del que disponemos, en función de la decoración del lugar en el que se va a ubicar o dependiendo del gusto de cada persona.

Pero como se suele decir, la belleza está en el interior. Y el elemento clave de esa belleza interior en el caso de los humidores es la madera de cedro español. ¿Por qué? Porque es la que mejor conserva los cigarros.

Procedencia del cedro español

La madera de cedro español, cedro amargo o cedro rojo procede de un árbol de la familia de las Meliáceas, cuyo nombre científico es ‘Cedrela odorata’. Su nombre hace alusión, precisamente, al aroma que desprende esta madera. Como veremos más adelante, es precisamente esta característica la que la hace idónea para la conservación de puros.

Esta especie de árbol se distribuye desde el norte de México hasta el norte de Argentina, incluidas las islas del Caribe. Es decir, está ampliamente distribuida a lo largo de América tropical, formando parte de la flora nativa de la mayoría de los países latinoamericanos (a excepción de Chile). El cedro español también se ha introducido en diversas regiones de África (Nigeria, Tanzania, Ghana, Sierra Leona), en el sur de Florida (Estados Unidos) y en las islas Fiji. Asimismo, ha prosperado en Trinidad.

De esta forma, el cedro español puede encontrarse en áreas a la altura del nivel del mar y hasta elevaciones de 800 m. Crece a temperaturas de entre 20 y 32 º C, preferiblemente con precipitaciones entre 1.200 y 2.000 mm al año, con estaciones secas con una duración de tres a cuatro meses.

Entonces, si es una madera de origen tropical, ¿por qué recibe el nombre común de madera de cedro español? Porque así la denominaban comúnmente los cubanos, quienes precisamente son los principales productores de cigarros. Cuando Cuba todavía era una colonia española, los cubanos se sintieron atraídos por los humidores que fabricaban los españoles, los cuales estaban revestidos de este madera de ‘Cedrela odorata’. Y esta madera de cedro pasó a denominarse comúnmente madera de cedro español.

Características de la madera de cedro español y ventajas en la conservación de puros

La madera de cedro español tiene albura (capa blanda ubicada inmediatamente debajo de la corteza) de color blanco grisáceo, con duramen (parte más seca, compacta de color más oscuro del tronco) de tono pardo rojizo. Es una madera fácil de trabajar, cepillar, tallar, tornear y lijar. Es ligera, pero semi-dura, lo que le aporta resistencia.

Las principales ventajas del emplear la madera de cedro para el revestimiento de los humidores son:

  • El humidor de cedro español favorece las condiciones de humedad: Al ser una madera tropical es un buen absorbente de la humedad, por lo que mantiene bajo control el exceso de humedad. Esta característica la hace perfecta para la función principal de los humidores: mantener las propiedades de los puros. La madera de cedro español evita que los puros se sequen, pero también que se mojen por un exceso de humedad. Además, al ir liberando la humedad que almacena, permite mantener un ambiente uniforme en el humidor. De esta forma, se contrarrestan los efectos que producen la apertura y el cierre del humidor para coger puros.
  • La madera de cedro aporta aroma: como hemos indicado, la característica más llamativa de este tipo de madera es su fragancia. El aroma que desprende se debe principalmente a la resina o el aceite esencial que emana de su interior. Este olor no sólo es agradable al olfato, sino que ayuda a enriquecer los cigarros. De hecho, es un aroma que liga perfectamente con los olores de los distintos tipos de tabaco. De esta forma, al abrir un humidor con un revestimiento de madera de cedro español, el olor que desprende es embriagador. Por otra parte, a la hora de fumar un puro, se siente este aroma en el cigarro. Igual que es habitual emplear una hoja de madera de cedro para encender un puro, porque su aroma casa con los olores y sabores del cigarro y no los adultera, sino que los enriquece; ocurre lo mismo con esta madera en el interior de un humidor.
  • El humidor de cedro español evita plagas: su resina la hace también resistente al ataque de hongos e insectos, como las termitas. Así, se trata de un material natural que frena las infestaciones del tabaco con insectos. Por ejemplo, es un buen repelente del escarabajo del tabaco (‘Lasioderma serricorne’), precisamente porque este insecto rechaza el característico olor de la madera de cedro español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *