Seis claves para ajustar vuestro humidor al clima en el que vives

Humedad en el entorno

Os explicamos cómo hacer un buen mantenimiento del humidor en vuestro entorno

Los humidores sirven para mantener los cigarros en las condiciones adecuadas. Para que cumplan su función, tienen que tener una humedad del 70% y una temperatura en torno a los 18 grados centígrados. La temperatura y la humedad del ambiente influyen mucho en estos valores. Por ello, habrá que ajustar el humidor dependiendo del clima en el que vivamos.

Aquí os damos seis claves para ajustar vuestro humidor a los parámetros idóneos y mantener los cigarros con todas sus características:

  • Cuando el hogar está en un clima cálido y seco y se hace necesario el uso continuo de aire acondicionado, hay que tener cuidado y reabastecer con agua destilada el dispositivo de humidificación (esponja o electrónico) más a menudo. Este control y mantenimiento debe realizarse todos los días de la semana. No sólo el calor hace estragos en la humidifación, sino que el aire acondicionado seca el ambiente y absorbe la humedad de la habitación que refrigera. Por lo tanto, cuidado con el humidificador.
  • Por el contrario, cuando el área del hogar tiene un clima muy húmedo en el que no hace falta emplear aire acondicionado, es posible que incluso, en verano, no sea necesario reponer el agua destilada con mucha frecuencia. En este caso, hay que estar atentos para que la humedad del humidor no suba demasiado. Igual que la humedad deficiente, el exceso de humedad puede arruinar los puros al favorecer la aparición del escarabajo del tabaco. Si la humedad supera el 80%, no tengas miedo de abrir el humidor y dejar que baje al 65 o 68%.
  • En caso de vivir en una zona con temperaturas muy frías, habrá que estar alerta también a los niveles de humedad, ya que el frío hace bajar la humedad. Así, conforme va descendiendo la temperatura, es posible que haga falta elevar la humedad del humidor. Para saber realmente cómo está rindiendo, lo mejor es comprobar las condiciones en las que se encuentren los cigarros y revisar el higrómetro.
  • Ante todo, hay que regirse por el sentido común. No se debe exponer un humidificador a temperaturas extremas. Tampoco es bueno que sobre el humidor recaiga la luz directa del sol. Ni es aconsejable que se ponga sobre un radiador ni sobre o bajo un aparato de aire acondicionado. Evitar todo esto os ayudará a que los niveles de humedad y temperatura de vuestro humidor estén en los valores recomendados.
  • Si vives en una zona con las estaciones muy marcadas, sobre todo, mucho frío en invierno y mucho calor en verano, con cambios bruscos en la humedad, tienes algo más de trabajo. Tendrás que estar atento a esos cambios y proceder al mantenimiento del humidor. Debes reabastecer con más o menos de agua destilada el humidor, según convenga. Esto también depende del tipo de humidificación que tengáis en vuestro humidor.
  • Al margen de la estación del año o del frío, calor, sequedad o humedad del ambiente, es bueno que si tu humidor no tiene mucha rotación, de vez en cuando lo abras y lo ventiles para regenerar el aire. Le vendrá muy bien a tus cigarros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *