Todas las respuestas del fabricante de humidores

Calixto Roncero, Fabricante de Humidores para puros

Calixto Roncero, carpintero y fabricante de humidores desde hace 40 años, nos cuenta todo sobre los humidificadores.

 “Antes un humidor para puros duraba poco, ahora hay humidores fabricados hace 35 años”.

En enero cumple 40 años como fabricante de humidores. Por ello, Calixto Roncero (Madrid, 1949) es un experto en la materia. No sólo en su creación, sino también en su manejo. Es un maestro ebanista que se centró en la fabricación de humidores por casualidad. Fue a raíz de un encargo de fabricantes de habanos. Tal fue el éxito de ese primer humidor, que no ha parado desde entonces.
  • ¿Cuántos años llevas en la fabricación de humidores?
Empezamos en la fabricación de humidores en enero de 1980.
  • ¿Por qué elegiste centrarte en este tipo de producto?
Por una casualidad. Estábamos haciendo una librería para un salón, cuando empezamos en el taller. El cliente era contable en una fábrica de habanos. Entonces, nos preguntó si nos interesaría hacer unas cajas. Le hicimos unas muestras y los de la compañía quedaron encantados porque les dimos bastante más calidad que la que tenían. A partir de ahí, surgió todo el tema de los humidores.
  • ¿Cómo era aquel modelo que hicisteis?
Empezamos haciendo un modelo que tenía esa tabaquera, y después les ofrecimos otras ideas. Les hicimos una nuestra de un humidor personal, pequeñito y quedaron encantados. A raíz de ahí, no hemos parado de hacérselo. Luego, empezamos con los muebles. Me pidieron un mueble especial, que fuera diferente. Y de ahí surgió el modelo Monarca. Se me ocurrió ponerle un tejado en la parte de arriba, con el higrómetro ahí. Lo presenté y el director de la tabaquera en ese momento me dijo que había dado en el clavo. Les encantó el modelo porque se parecía a su casa de tabaco en Cuba, que tiene un tejado a dos aguas. Y seguimos haciéndolo a día de hoy, después de casi 40 años.
  • Los humidores, ¿son un producto al alcance de todos?
Si, hay modelos para todo el mundo. Por ejemplo, los humidores personales no son un producto caro, y menos ahora, con todo el acceso que hay a todo tipo de mercados.
  • ¿Qué características debe tener un buen humidor para la conservación de puros?
Antes, se hacían en aglomerado. Pero es un material que se degrada con la humedad. Cada 2 o 3 años había que reponerlos. A nosotros, se nos ocurrió hacerlos en fibra, con una hoja de cedro y barnizarlos en color caoba. Nos salió tan bien que revolucionamos el mercado. Antes un humidor para puros te duraba dos años, ahora hay humidores de hace 30 o 35 años y están como el primer día.

“Hacer un humidor macizo es un error total”

 

  • ¿Nunca se emplea madera maciza?
Los muebles en madera maciza no se pueden hacer, porque la madera maciza está en continuo movimiento. Con el calor se abre y salen rajas. Hay que trabajar con fibra para que no tenga tanto movimiento. Hacer un humidor macizo es un error total. El humidor lleva una humedad dentro más grande que la de fuera. Si la madera tiene humedad en una cara y en otra no, se tuerce. Así, la parte de la madera interior, que está en contacto con la humedad, se hincha. Sin embargo, por fuera, al no estar en contacto con la humedad, no se hincha. Con lo cual, la madera se dobla y se deteriora. Algunos de los humidores que hacemos llevan algo de macizo, pero sólo en partes que no afectan a la estructura.
  • ¿Por qué se usa siempre madera de cedro?
En el interior, buscamos siempre madera de cedro. Además de para dar olor al tabaco, para que éste no coja olor de fuera. La virtud que tiene el cedro es que elimina los olores. Hace que el humidor huela a cedro y que no entren al humidor otros olores.
  • ¿No hay otra madera con esas mismas características?
Se pueden usar muchas maderas, pero esas virtudes las tiene solo el cedro. Hay muchos tipos de cedro, con distintos aromas. Nosotros usamos cedro español, que realmente es hispano, porque en España ya no quedan cedros. Además, empleamos uno africano, que es más duro y con menos resina. También elimina olores.
  • ¿De qué depende la conservación de los puros en el humidor?
De la humedad. Hay que conseguir un grado de humedad dentro del humidor. En general, unos 70% de humedad. La madera de cedro ayuda a mantener esos niveles, porque conserva muy bien la humedad. Un humidor que no lleve cedro suele oler mal, a humedad.
  • ¿Y la temperatura?
La temperatura es importante sobre todo para el gusano del tabaco. Si está muy alta, eclosionan los huevos de las polillas del tabaco, que se comen los puros. Si mantienes un humidor a menos de 20 grados, no eclosionan los huevos.

El humidor es vital para la conservación del cigarro

 

  • ¿Eres más partidario de la humectación natural o electrónica? 
Un aparato electrónico en el humidor para generar humedad realmente consigue lo mismo que una bandeja con esponja (humectación natural). Si con una bandeja con esponja logras la humedad que quieres, no te hace falta el dispositivo. Pero en los muebles grandes es conveniente, porque mueve el aire y reparte la humedad de manera uniforme por todo el humidor. Además, el humidor alcanza antes los niveles idóneos de humedad.
  • ¿Qué beneficios tiene guardar los cigarros en un humidor?
La humedad y la conservación del cigarro. Si guardas un cigarro sin humedad… se estropean.
  • ¿Los humidores sirven también para el añejamiento de los puros?
El humidor influye en el añejamiento en cuanto a que conserva los puros durante más tiempo, luego estos se añejan más. Un cigarro, en 15 días, se seca y estropea. Si lo mantienes en condiciones idóneas de humedad, es decir, dentro del humidor, se mantiene durante años y, por lo tanto, se va añejando.
  • ¿El humidor influye en los sabores del cigarro?
El olor del cedro le viene al tabaco muy bien. Le aporta sabor.
  • Para alguien que compra un humidor, ¿qué consejos le darías para ponerlo en marcha?
Tenerlo sin tabaco un par de días con el sistema de humidificación elegido –natural o electrónico– hasta que alcance los niveles adecuados. Una vez que ha llegado a la humedad idónea, se pueden meter los cigarros.
  • ¿Cómo se deben guardar los puros?
Lo suyo es meter los cigarros sueltos. Pero si se decide guardarlos dentro del humidor con sus cajas, no se secarán, puesto que la humedad penetra por todas partes. Pero es mejor el cigarro suelto, sin celofán ni nada. En todo caso, no hay problema en mezclar marcas y tipos de cigarros distintos.
  • Si hay problemas a la hora de calibrar bien el humidor para puros…
Si hay exceso de humedad, hay que hacer lo posible por eliminar el exceso de humedad. Hay que sacar los puros y dejarlos que se sequen un poco. Se debe intentar mantener más o menos la humedad, más cerca del 65% que del 72%, que es demasiado para el cigarro.
  • Dependiendo del clima, ¿cómo debe calibrarse un humidor?
Donde hay humedad, no es tan indispensable el humidor. Ahí ya es más bien una cuestión de tenerlos ordenados, recogidos y de estética. En la playa, dejas el tabaco en la mesa, y a los dos días está demasiado húmedo para fumarlo.

“La luz en los humidores da calor y perjudica el tabaco”

 

  • Los humidificadores con más partes de cristal y, por lo tanto, menos madera, ¿necesitan más humidificación?
El cristal en el humidor no es natural, es más un tema estético. El humidor tiene que ser de madera, porque el cristal no aguanta la humedad. Sin embargo, la madera sí; la madera se humedece y, aunque dejes de echarle agua, tienes muchos días en los que el humidor se mantiene en perfecto estado por la humedad absorbida por la madera. El cristal hace que los humidores sean más bonitos y más vistosos, pero no son efectivos.
  • Y la iluminación, ¿qué aporta?
La iluminación es un error, aunque el humidor con iluminación queda muy bonito. El caso es que la luz da calor y, si da calor, perjudica el tabaco. La luz directa afecta a la capa del cigarro, la decolora y la estropea. Aunque un mueble iluminado se ve muy bonito en la tienda, una luz encendida dentro del humidor está dando calor. Por lo tanto, está fastidiando el tabaco y no le beneficia en nada.
  • ¿Es indispensable que un humidor para puros tenga higrómetro?
No es indispensable, pero es muy conveniente. Ayuda a ver cómo está la humedad. De todas formas, si no lo lleva, el fumador puede saber si los cigarros están en buen estado. Sólo tiene que cogerlos y moverlos con el dedo índice y el pulgar. Si no suenan, es que están húmedos. También si están blandos significa que tienen mucha humedad.
  • ¿Cuál es tu humidor favorito?
Me gustan todos los modelos. Pero el monarca es el clásico, porque llevamos 40 años haciéndolo sin rectificar nada. Sigue con la misma imagen con la que lo creamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *